Por qué es tan importante correr en ayunas

ventajas correr en ayunas

Seguro que más de una vez te has planteado mil y una formas para perder peso, pero ¿se te ha ocurrido perder peso corriendo? Esta es una de las mejores soluciones, ya que las dietas suelen dejar de ser efectivas en el mismo momento en el que se abandonan. O lo que es lo mismo, pudiendo comer bien, ¿por qué no adelgazar por medio del running?. Te enseñaremos cual es la relación entre la comida y correr, y como correr en ayunas puede ayudarte.


Os aseguramos que una vez pasado la barrera de la media hora, después de correr, ya no te entrará ningún remordimiento por tomarte una buena cena o un buen desayuno.

ventajas correr en ayunas

El running te ayuda a perder peso

Lo cierto es que perder peso por medio del running es algo que puede llevarse a la práctica de un modo totalmente sano y seguro. Solo se necesita una alimentación sana, libre de calorías extra y equilibrada combinada con este ejercicio tan completo. No se trata más que de un equilibrio calórico entre ingestión y consumo.

Como ya hemos comentado es necesario ir progresando. A medida que se va mejorando la habilidad, los ritmos, las distancias y las intensidades deben ser cada vez, algo más exigentes. Los tiempos varían de una persona a otra, pues según tu capacidad, podrás comenzar corriendo los primeros días durante media hora o simplemente diez minutos. Es algo de lo que no hay que avergonzarse, pues cada organismo requiere de un tiempo para mejorar su estado y fortalecer poco a poco su sistema cardiovascular, que suele ser el que más limitaciones provoca.

A medida que se mejora y después de unas tres semanas, os aseguramos que habréis adelgazado un par de kilos, motivo suficiente para que sigáis mejorando e intensificando el entrenamiento. Y si se lleva un buen plan para perder peso, se pueden perder perfectamente unos 3 kilogramos al mes. Para ello tendrás que comprometerte a abandonar todo tipo de alimentos innecesarios, como los dulces, panificados y alimentos ricos en grasas.

A partir de la tercera semana el metabolismo cambia, y se centra en consumir las grasas sobrantes del cuerpo.


Puedes perder peso corriendo perfectamente (y no te digo nada, si aplicas el correr en ayunas como luego te indicamos), sin necesidad de sufrir al realizar dietas. Lo mejor es que te sientas cómodo contigo mismo y aprendas a valorar los esfuerzos que tu cuerpo y tu mente realizan al comenzar con este deporte, pues para qué te vamos a engañar, si no se tiene práctica, los comienzos pueden ser realmente duros.

Cuida tu alimentación

Empieza ya a cuidar tu alimentación un poco más y prueba a correr durante el tiempo que puedas, poco a poco ve incrementando el tiempo y los ritmos y verás cómo en cuestión de semanas la báscula marca un peso inferior al que tienes ahora y además tu estado de ánimo se verá también beneficiado. Pero, no acaba aquí la cosa, ahora te indicaremos un nuevo método: correr en ayunas.

Correr en ayunas, una nueva modalidad

Hay muchas formas de perder peso corriendo, pero una de las que más éxito parece tener es la de correr en ayunas. Y es que correr en ayunas se ha convertido en una modalidad muy seguida por los runners. Promovido por atletas de élite, ésta modalidad provoca que la exigencia de consumo de energía lenta, tire de las grasas acumuladas en nuestro cuerpo, por lo que prolongando este habito en el tiempo puede resultar una pérdida de grasa mayor de la que el running ofrece de forma natural.

principales beneficios de correr en ayunas

No obstante, ésta modalidad requiere de experiencia en el ámbito del deporte, obligando a estar hidratado de manera continuada, y a vigilar bien las sensaciones o posibles síntomas. Hay gente que aguanta bien esta condición y otra que necesita de una ingestión previa de alimento para reforzar su resistencia. No tienes más que probar. Por supuesto, como siempre se avisa por ahí, no nos hacemos responsables de la decisión de adoptar la modalidad de correr en ayunas. Tú eres el último responsable en adoptar este método, por lo que si tienes dudas acude a tu médico habitual.

No hay que olvidar que en todos los deportes aeróbicos, se produce un consumo de la masa muscular, y más acentuado durante sesiones en las que se sale a correr en ayunas. En un principio el cuerpo va consumiendo los depósitos de glucógeno que rodean los músculos. Una vez consumidos (pasado mas o menos 20 minutos) el cuerpo busca energía para poder seguir realizando el esfuerzo al que se le está sometiendo. Esa energía se encuentra o bien en la grasa acumulada, o bien el tejido de los propios músculos (por esta razón los maratonianos son gente muy delgada y estirada). Probado está que cuanto más aeróbico sea el ejercicio, mas se consume de ambos depósitos. Así que al menos, en los que a los músculos se refiere, habrá que reconstruirlos por medio de alimento después de la carrera.

El correr en ayunas provoca que al no disponer de suficiente glucógeno rodeando los músculos, en una fase más temprana de la carrera se consuma las “malditas” grasas.

Con el fin de paliar el efecto provocado de consumo muscular, debemos rellenar los depósitos de glucógeno, así como establecer un entorno metabólico proteínico para que los aminoácidos reconstruyan las fibras musculares. Es decir tenemos que comer después de correr siempre.

En conclusión, el running es una forma espectacular para perder peso y si eres un deportista asentado y con experiencia, prueba ha hacerlo en ayunas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *